EL VALOR DE LOS DOCUMENTOS MAGISTERIALES

Por Marco Antonio Muñoz Rodrigo, integrante de la Academia San Juan Diego

Publicado en Criterio el 9 de enero de 2011

Vemos frecuentemente en las noticias ya tocando el final de la primera década de este siglo XXI como los gobernantes de los países del mundo asisten a las llamadas “CUMBRES” cuyo objetivo ha de ser resolver los graves problemas que nos agobian; largas exposiciones, conferencias, discursos con el tema en cuestión, firmas de tratados y compromisos y la clásica foto en primera plana en los medios de todo el orbe, sin embargo poco se sabe de los resultados acerca de lo tratado, y a los que beneficien o perjudiquen sus consecuencias no se les toma en cuenta, solo queda para la historia la foto… y los enormes costos del evento.

Uno de los grandes frutos del concilio Vaticano II  son las ya 21 Asambleas del Sínodo de Obispos tanto de la Iglesia Universal como los continentales que son las grandes “cumbres pastorales” que, sin intento de comparación con las ya citadas de tinte político, ecológico, económico, o cultural tienen también grandes objetivos y llevan un interesante proceso de preparación desde su convocatoria con el tema a tratar con la elaboración de “lineamientos” para que las Diócesis conozcan y participen en la formulación del “instrumento de trabajo”, así sucesivamente los LINEAMENTA e INSTRUMENTUM LABORIS preparan la  Asamblea Sinodal que elaborará valiosa catequesis en la que a su conclusión y en el tiempo que el Santo Padre lo determine proveerá a la Iglesia Universal con su “Exhortacion Apostolica  Post Sinodal”.

Así tenemos extraordinarios documentos como “Evangelii nuntiandi” (1975), “Catechesi Tradendae” (1979),”Christi fideles Laici (1988) en las que Pablo VI  y Juan Pablo II nos legaron con los obispos de esas reuniones las enseñanzas magisteriales sobre la Evangelizacion,la Catequesis,y la misión de los Laicos respectivamente.

La culminación del 2010 nos regala la Exhortacion “Verbum domini” de Benedicto XVI  sobre la Palabra de Dios en la vida y misión de la Iglesia, fruto del Sínodo de 2008,la misma palabra SINODO que significa “caminar juntos” nos invita con el estudio y difusión de este documento a los laicos a entender el sentido pastoral más que doctrinal de estas reflexiones, así como a utilizar el ejercicio de la Lectio Divina para nuestra oración personal y comunitaria, y a nuestros pastores se les motiva a elevar el nivel catequético de sus homilías con el debido uso de la Biblia, de modo que juntos como Iglesia busquemos aterrizar en la Pastoral el contenido de éstos y otros documentos para que seamos signo y ejemplo de que hay que pasar de la teoría a la práctica y de los discursos a la autentica vida que nos haga conforme al plan diocesano entrar en la dinámica del PROCESO EVANGELIZADOR, los integrantes de la  Academia San Juan Diego para el estudio de los documentos del Magisterio de la Iglesia en Yucatán les deseamos a todos FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO NUEVO comentarios a  www.academiasanjuandiego.org

Esta entrada fue publicada en Marco Muñoz. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.